Bolívar Tenista

BOLIVAR TENISTA

“Un artículo de la Sociedad Divulgadora de la Historia Militar de la República Bolivariana de Venezuela, como un aporte para la educación y una manera distinta de conocer la Vida y Obra de Simón Bolívar”

Por: Jorge Mier Hoffman

Por todos es conocido que para España Bolívar era un enemigo a vencer, y que tenía en vela a su rey Fernando VII, príncipe heredero de la Corona y de los virreinatos de su imperio en América. Fernando VII no escatimó recursos para derrotar al Libertador: dinero, hombres, barcos y las armas más sofisticadas… Durante veinte años combatirán Bolívar y Fernando VII, que dada su condición de rey, nunca visitó América… Miles de millas náuticas separaban a ambos caudillos… Bolívar en América y Fernando VII en España, fueron protagonistas de la guerra más devastadora y sanguinaria de toda la historia americana.

Un hecho anecdótico y poco conocido, es que en una oportunidad ambos líderes sí se enfrentaron cara a cara en un duelo de titanes, como el preámbulo de la emancipación de todo un continente

ESTA ES LA HISTORIA

Es una tarde soleada de junio en los verdes campos de Aranjuez, donde los reyes de España tienen su residencia palaciega, que muestra con arrogancia el lujo en oro y piedras preciosas que por 300 años fueron extraídos de América… En uno de sus jardines de arrayanes, pinos y cipreses, el césped debidamente cortado delimita la cancha de juego. De un lado Simón Bolívar y del otro Fernando VII, con 16 y 15 años de edad respectivamente ¡..Al grito de tiempo..! los jóvenes comienzan agitar sus raquetas en un juego llamado “Juego de Volante”:

Un deporte de origen inglés parecido al tenis de campo, que, en lugar de una pelota se golpea una bola de caucho empenachada de plumas de aves. Era un juego de campo y raqueta, del cual se derivarían el tenis y el squash, donde cada contrincante golpeaba la bola con tanta fuerza, como si quisieran perforar el cuerpo del contrario

Durante el enfrentamiento el venezolano demostraba una agilidad pasmosa que enardecía al joven príncipe atosigado por la habilidad de Simón, quién devolvía la bola con mayor fieraza, mientras el nerviosismo se apoderaba de su tío Estaban que seguía cada jugada, por el insulto que estaba ocasionando su sobrino Simón, al no permitir que Fernando VII ganara el encuentro como acostumbraba la norma real.

Lo usual en ente tipo de encuentros con la monarquía, es que el plebeyo se dejara vencer por el aristócrata, en señal se sumisión y obediencia a la máxima autoridad español. Era lo que esperaban los espectadores, pero no lo que hacía el venezolano, quien ponía todo su empeño en ganar el encuentro

A cada golpe de raqueta del monarca, los aplausos vitoreaban su superioridad frente al joven Simón, que lejos de amedrentarse, se movía con increíble agilidad para golpear aún con mayor fuerza, como si vaticinara el destino que le deparaba, cuando tendría que enfrentar en un duelo a su adversario Fernando VII; no en un juego de raqueta, sino en un duelo a muerte que llevará a la tumba a millones de sus compatriotas, pero que liberará del yugo español a seis naciones: Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá.

Cuenta el historiador Mosquera, que: “el joven Simón competía contra Fernando VII, quién era para entonces Príncipe de Asturias. Ante la fuerza de los golpes, y la hábil devolución que hizo Bolívar, la bola golpeó la cabeza del Príncipe quién reaccionó violentamente”

La angustia se apodera de los asistentes cuando Fernando VII se agacha para sobar su cabeza en señal de dolor ¡¡¡De inmediato!!! la reina corre auxiliar a su hijo… y la guardia real eleva sus lanzar para resguardar el campo de juego… La servidumbre aconseja a Simón retirarse inmediatamente del Palacio ante la irrita reacción del príncipe heredero que lloraba la humillación, más que el dolor que pudo ocasionarle el raquetazo… Pero el caraqueño razona con altiva lógica frente a su contendor que le reclamaba perdón y humillación por haberlo golpeado:

“Si su alteza me hace el honor de jugar conmigo el volante, no tengo nada de qué arrepentirme”

Ante las palabras descollante que impactaron en la humanidad del Príncipe, quien ordenó a sus oficiales una reprimenda al insolente venezolano, la Reina María Luisa de Parma, disculpó la reacción de su hijo con el siguiente comentario:

“Tiene razón el rapaz y no hay motivo para castigarlo, en otra ocasión será mejor que el príncipe se ajuste mejor la gorra”

Como era de esperar, el juego se terminó a favor de Simón Bolívar, como también terminará 25 años más tarde, cuando Fernando VII será nuevamente derrotado por Bolívar convertido en el Libertador… Agrega Mosquera:

“Me refería el Libertador esta anécdota diciéndome con un aire de satisfacción ¡¡¡Quién lo diría!!! que tal incidente era un presagio de que yo le arrancaría a Fernando VII la más preciosa joya de su corona: América”

1 comentario

  1. que buena anécdota no la sabia


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Visitas

    • 2,201,478
  • PRESENTACION

    Esta Sección complementa la Sección “Bolívar un Enigma Americano” donde se presentan artículos referidos a la magia y el misterio que envuelven la Gesta Libertador de Simón Bolívar. Ambas Secciones constituyen un legado del Libertador, que ahora está al alcance del CIBERESPACIO, para profundizar en la BOLIVARIANOLOGÍA, como yo llamo a esa ciencia inédita que nos introduce en el interesante pasado americano, donde ese venezolano de nacionalidad continental llamado Simón Bolívar, fue el redentor de la extintas civilizaciones americanas, para convertirse en un Mesías que nos trajo, no sólo la libertad, el gentilicio y la nacionalidad, sino la Doctrina de una Religión que profesamos todos los nacidos o asimilados a estas prodigiosas tierras americanas: el BOLIVARIANISMO Por: Jorge Mier Hoffman