BOLIVAR Y LA PATRIA

PATRIA 3

BOLIVAR Y LA PATRIA

Por: Jorge Mier Hoffman

“Cuando la Patria está en peligro, todo está permitido, excepto, no defenderla”

José De San Martín

Patria… una palabra latina de apenas seis letras, pero que evoca la inmensidad del planeta y los eufemismos de TIERRA y MATERNIDAD, para conformar el nacionalismo en sus tres aspectos: el lugar donde se nace, el lugar donde el individuo crece y se desarrolla, o también el lugar geográfico donde se siembran los valores y se procrean los hijos.

Patria… no es un término etimológico que señala el lugar donde una persona ha nacido, sino que engloba todas aquellas cosas materiales y espirituales del pasado, presente y futuro, por las cuales sus habitantes luchan día a día por preservar como un tesoro… y al mismo tiempo son ellas las que nos otorgan una identidad, un sentido de pertenencia y por la cual sacrificaríamos lo más sagrado: La Vida

Patria… como un embrujo, siembra en sus habitantes un sentimiento mezquino de pertenecía, tan intenso como el “amor maternal”, con connotaciones religiosas, políticas e ideológicas, como hoy se respira en la Patria de Bolívar, tal cual supo interpretar un chileno, el Monseñor Ramón Ángel Jara:

“¿Que es la Patria? Un pedazo de tierra bajo un pedazo de cielo. La tierra en que nacimos y el cielo bajo el cual queremos morir. Tierra y cielo a cuya imagen y semejanza nos ha modelado la naturaleza y que, por esto mismo, guardan con nuestro corazón, con nuestra alma, con nuestra sangre y nuestros huesos, las mas fuertes, las mas profundas, las mas tiernas y misteriosas armonías. La Patria lo es todo: lo grande y lo pequeño, lo que pasa y lo que perdura, lo que sonríe y lo que llora, las realidades y los sueños, toda la alegría y todo el dolor de la vida. ¡Que más decir! La Patria es el camino del camposanto, la piedra de la tumba, la sombra del ciprés. La Patria es la ceniza de los muertos, el puñado de polvo que fue nuestra vida y que habrá de ser nuestra gloria en el triunfo eterno de la resurrección

Para Bolívar la Patria lo fue todo… como lo vociferaba a los cuatro vientos en sus más emotivos discursos:

Yo voy a hacer todo el bien que pueda a Venezuela sin atender a más nada. Primero el suelo nativo que nada; él ha formado con sus elementos nuestro Ser; nuestra vida no es otra cosa que la esencia de nuestro pobre país; allí se encuentran los testigos de nuestro nacimiento, los creadores de nuestra existencia y los que nos han dado alma por la educación; los sepulcros de nuestros padres yacen allí y nos reclaman seguridad y reposo; todo nos recuerda un deber, todo nos excita sentimientos tiernos y memorias deliciosas; allí fue el teatro de nuestra inocencia, de nuestros primeros amores, de nuestras primeras sensaciones y de cuanto nos ha formado… Qué título más sagrado al amor y a la consagración

No obstante que estas reflexiones patrióticas resulten chauvinista para algunos, o anticuadas para otros, no es así para la inmensa mayoría de los venezolanos, puesto que ellas constituyen la esencia de nuestra identidad, y la razón de que seamos el único pueblo, en toda la historia universal, que ha derramado su sangre para liberar a otros países sin pedir nada a cambio..! Como lo escribió Ramón Ángel Jara:

La Patria es el pecho de la madre que nos alimenta, y el brazo del padre que nos sostiene y que nos guía, y la cabeza blanca del abuelo que se inclina sobre nuestra inocencia, y la diestra del sacerdote que nos bendice, y la palabra del maestro que nos siembra de luz el pensamiento. La Patria es el tropel gozoso y bullanguero con que, ensartando travesuras, salimos de la escuela, alborotando el quieto barrio, color de grana las mejillas, sudorosa la frente, el pecho jadeante, breve y puro el aliento. La Patria es el jardín casero con sus jazmines y sus rosas, la albahaca y el romero, donde nuestras tiernas hermanitas tienden al sol de la mañana alegre el virginal pañuelo de sus primeras lagrimas. La Patria es el sillón de la abuelita en la penumbra del rincón amable y medroso donde ella nos cuenta las historias de la Virgen y de los santos, donde nos compungimos en oyendo el desgraciado fin del Ratón Pérez, y en donde Barba Azul y la Cenicienta y la Caperucita Roja nos espeluznan los cabellos y nos paran el corazón

Este poema nos hace comprender la pasión que sentía Bolívar por su Patria, Venezuela, cuando sentenció: “El que abandona todo por la Patria nada pierde, ya que por el contrario, gana todo lo que le consagra… Me es tan natural preferir la salud de la República a todo, que cuanto más dolor sufro por ella tanto más placer interior recibe mi alma

Ese fue un llamado patriótico que unificó a todo el pueblo venezolano en una sola causa, en un solo liderazgo y una sola acción de lucha, en contra del imperialismo, como ordenó Bolívar: “Jamás conducta ha sido más infame que la de los norteamericanos con nosotros (…) Yo recomiendo a usted que haga tener la mayor vigilancia sobre estos norteamericanos que frecuentan las costas: son capaces de vender a Colombia por un real si la tuvieran (…) Los norteamericanos y los ingleses son nuestros enemigos, pero neutros. Siempre los tiranos se han ligado y los libres jamás. Desgracia condición humana”

Advertencias que hoy se repite con la amenaza que, el 9 de marzo, el presidente de Norteamérica Barack Obama lanzó sobre todos los venezolanos, al dictaminar de manera delirante y temerosa, pero cargadas de un sentimiento belicoso:

“VENEZUELA ES UNA AMENAZA A LOS INTERESES DE ESTADOS UNIDOS”

Advertencia que nos obliga a volver la mirada hacia el Norte del Continente para escuchar las palabras proféticas del Padre de la Patria cuando alertó: “Los Estados Unidos como el amo del reino más poblado de América, sería bien pronto señor de toda la tierra. Por fortuna, se ha visto con frecuencia un puñado de hombres libres, vencer a imperios poderosos… Los Estados Unidos, parecen destinados a plagar la América de miseria, en nombre de la libertad

Simón Bolívar, El Libertador

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Visitas

    • 2,201,478
  • PRESENTACION

    Esta Sección complementa la Sección “Bolívar un Enigma Americano” donde se presentan artículos referidos a la magia y el misterio que envuelven la Gesta Libertador de Simón Bolívar. Ambas Secciones constituyen un legado del Libertador, que ahora está al alcance del CIBERESPACIO, para profundizar en la BOLIVARIANOLOGÍA, como yo llamo a esa ciencia inédita que nos introduce en el interesante pasado americano, donde ese venezolano de nacionalidad continental llamado Simón Bolívar, fue el redentor de la extintas civilizaciones americanas, para convertirse en un Mesías que nos trajo, no sólo la libertad, el gentilicio y la nacionalidad, sino la Doctrina de una Religión que profesamos todos los nacidos o asimilados a estas prodigiosas tierras americanas: el BOLIVARIANISMO Por: Jorge Mier Hoffman