Isabel La Católica y La Viuda Negra

El sábado 13 de septiembre la Dra. Milka Olivero y el comandante William Fariña celebraron el regreso del nombre “Cacique Charaima”, como originalmente había sido nombrado el colegio de la localidad de “El Poblado”, el cual había rebautizado por el Gobernador del Estado Nueva Esparta como “Colegio Isabel La Católica”. De inmediato las críticas no se hicieron esperar, y ha comenzado una guerra mediática para que el nombre de la reina de España vuelva a reinar en la memoria de los niños de esa escuela… Aquí la pregunta:

¿..Isabel La Católica o Cacique Charaima..?
La verdad de un nombre que lleva por titulo:

ISABEL LA CATOLICA
LA VIUDA NEGRA DE LA LEYENDA NEGRA

Por: Jorge Mier Hoffman

El termino “Leyenda Negra” evoca el nombre de Cristóbal Colón, que junto a un grupo de delincuentes liberados de las cárceles de Cádiz, arribaron al Nuevo Mundo un 12 de octubre de 1492, como un epitafio de la barbarie que España celebra como el Día del Descubrimiento de América. Mientras que “Viuda Negra” es la etimología de una araña que cautiva a su pareja, y luego de saciar su voraz instinto sexual, lo asesina sin ningún remordimiento.

Viuda Negra y Leyenda Negra son los dos mejores epítetos para calificar a Isabel La Católica, como la reencarnación de toda la maldad digna de habitar en lo más profundo confines del infierno, pero que la religión católica se ha encargado de reivindicar en alabanzas y mentiras, porque de ello depende mantener en la ignorancia y la perfidia el Holocausto Americano, como un acto cometido por Isabel La Católica y el Papa Borgia Alejandro VI, que significó la aniquilación de 60 millones de habitantes en los siguientes 20 años a la conquista española, la devastación de todas las civilizaciones precolombinas, y la desaparición y destrucción del legado cultural de las civilizaciones más extraordinaria que ha conocido la humanidad: Mayas, Incas, chibchas, muiscas, caribes y arahuacos; siendo el Cacique Charaima, un forjador de la resistencia indígena en Venezuela, y abuelo de Isabel Fajardo, conocida como la Primera mujer Conquistadora del Valle de Caracas; cacica india de la raza Guaiquerí de Margarita, que tuvo un hijo mestizo, al cual le dio el mismo nombre de su padre Francisco Fajardo, nacido en Palguarime, Isla de Margarita; y fundador de la Villa del Rosario en el territorio ocupado por la ciudad de Caracas.

¿Quienes fueron Isabel y los Borgias?

El 12 de julio de 1444, a tan sólo 48 años del Holocausto Americano con la aparición de Cristóbal Colón en la aniquilación de un continente, Alfonso Borgia es coronado con el título “Cardenal de los Cuatro Santos”, vistiendo su extravagante traje púrpura, y llevando un tocado con el birrete rojo y una mitra de damasco bordado de perlas… A partir de ese momento una sombra oscureció los excelsos principios de la cristiandad, puesto que la iglesia católica se convertirá en una organización criminal de exterminio y corrupción, que reinará durante los años que siguieron a la invasión del Nuevo Mundo… Con los Borgia el catolicismo se apartó de sus fieles preceptos de santidad y religiosidad, para convertirse en una organización económica y criminal, como bien la describió Maquiavelo:

“¡..Los Borgia..! apenas pronunciado este nombre, hace brotar rutilante y feroz, un mundo de lujo y orgías; de amor y muerte, en el cual reinan supremos el puñal y el veneno… Resuenan como un toque de clarines: Alfonso, Rodrigo, Cesar y Lucrecia Borgia, vestidos de seda y oro… Con ellos, el incesto y el asesinato manchan los Estados Pontificios, y las fuerzas del mal arrastran al Papa, como el Jefe de la Iglesia de Dios, al fondo del abismo del infierno”

Los Borgia constituían un nefasto clan familiar, donde la ambición de sus integrantes no tenía límites, hasta llevarlos a asesinar a sus propios parientes; tal fue el caso de Cesar Borgia, quien ordenó el asesinato de su propio hermano Juan, en su codicia de obtener la capitanía de “Las Cruzadas”. La fama de los Borgia se vinculaba con las célebres bacanales que ofrecían en su lujoso palacio fortificado, a los que clérigos y aristócratas asistían asiduamente, donde el vino, la comida y el sexo se mezclaban en un éxtasis de lujuria y perversión, como una droga alucinógena que cautivaba a los comensales, quienes quedaban cautivados por esas orgías libidinosas que se daban en el suntuoso castillo en Italia… Además… la fama de los Borgia inspiraba un miedo aterrador en un contexto de maleficio y religiosidad macabra que les llegaba a todos sus enemigos.

¿..Cuál era el secreto de los Borgia..?

Un eficaz veneno que se obtenía de unos pequeños escarabajos que eran procesados bajo una fórmula secreta, para obtener un polvo blanco, el cual tenía la cualidad de constituir un potente afrodisíaco, que vanagloriaba a los comensales que asiduamente eran invitados a las bacanales de los Borgia, pero que suministrados en cantidades mayores, causaba graves lesiones internas capaces de producir una muerte dolorosa, mientras deformaba el cuerpo hasta convertirlo en un monstruo.

El éxtasis que producían las bacanales de los Borgia fue el principal aliado, para que el Cardenal Alfonso Borgia eliminara a sus enemigos y cardenales, no leales a su voluntad, hasta hacerse coronar como el Papa Calixto III el 8 de abril de 1455. Dos años después el Papa Borgia muere en el peor de los suplicios, a causa de su propio veneno, cuando estaba acompañado de su sobrino, el Cardenal Rodrigo Borgia.

Un aliado de este Cardenal Borgia era el fraile Tomás de Torquemada, célebre por el sadismo que imponía torturando mujeres acusadas de herejes. Para entonces, la iglesia de Roma tenía interés en expulsar a los musulmanes que llevaban 800 años ocupando la península Ibérica, y donde el Cardenal Borgia fue el factor determinante para la expulsión de los árabes.

Para entonces, en la península Ibérica reinaban cinco reinos: Navarra, Portugal, Castilla, Aragón y Nazarí en Granada, éste último en poder de los musulmanes

El Cardenal Rodrigo Borgia planifica la unificación del reino de Castilla con el reino de Aragón, para lo cual había que lograr la unión matrimonial entre Isabel y Fernando, para favorecer la penetración del catolicismo que competía en desventaja con la religión musulmana arraigada en la Península Ibérica; y para lograr su objetivo, se convierte en persona influyente en la personalidad de la Infanta Isabel de Castilla, quien fue cautivada por la perversión disfrazada de religiosidad que hábilmente manipulaba el Cardenal Rodrigo Borgia, en sus macabros planes de exterminio humano y manipulación histórica que cambiarán el destino de la humanidad.

Pero… ¿..Quién era la Infanta Isabel que más tarde se convertirá en Isabel La Católica y que algunos iletrados historiadores quieren beatificar como Santa Patrona de España..?

En momentos en que los musulmanes dominaban la costa peninsular, dos reinos católicos se disputaban el dominio territorial musulmán: El reino de Aragón y el reino de Castilla… Eran dos reinados de familiares entre sí que degeneró en la genética y consanguinidad de la casta familiar, por la perversión, la lujuria y la depravación del incesto, práctica común, como consecuencia de uniones matrimoniales y extramatrimoniales, bajo el alucinado principio católico aprobado por el Sumo Pontífice Romano que dictaminó lo siguiente:

“Los herederos de la Corona de Aragón y Castilla son hijos bendecidos por el Todopoderoso y seres privilegiados para el altísimo destino”

Todo comenzó cuando el rey Juan de Castilla se casa con su prima carnal, la Infanta Doña María de Aragón, de cuya unión nace el legítimo heredero de la corona de Castilla, el príncipe Enrique, y otras dos hijas que mueren a temprana edad… Pero su hijo Enrique mostraba claras tendencias homosexuales que ponía en riesgo la rama sucesora, al trono de Castilla, al no poder dar herederos.

Preocupado por las tendencias sexuales de su hijo, el rey Juan pacta un matrimonio con Blanca de Navarra… Llegado el día de la boda, tras la puerta tres notarios esperaban les fueran entregada la correspondiente sábana con manchas de sangre, testimonio del desfloramiento de la novia y consumación oficial del matrimonio ¡..Pero pasó lo que se temía..! La sábana totalmente blanca no expuso resto alguno, y los notarios anotaron:

“La boda se hizo quedando la princesa tal cual nació, de que todos mostraron grande enojo”

Por este motivo Enrique pasará a la historia con el sobrenombre de “El Impotente” y no como el Príncipe Gay que detestaba a las mujeres… Enrique seguirá cohabitando por tres años con Blanca de Navarra, quien aceptó la homosexualidad de su esposo, pero se negó a serle infiel en la alcoba, como se lo exigía el propio Enrique para complacer a su padre en darle un príncipe heredero.

En esa perversión que reinaba en la Corte de los reyes de Castilla, la reina María, la esposa del rey Juan, es envenenada por instrucciones de su esposo, dejando libre al rey para unirse en matrimonio con su prima, la muy joven hija del rey de Portugal, Isabel de Portugal, con apenas 13 años de edad, de cuya unión nace la Infanta Isabel (La futura reina Católica) y el príncipe Alfonso, segundo heredero al trono de Castilla según la costumbre de la monarquía.

El rey Juan muere a los 49 años de edad, y su hijo mayor “El Impotente” asume el trono del Reino de Castilla como Enrique IV

Como el nuevo rey, Enrique IV envía al Castillo de Arévalo a la viuda de su padre, su madrastra Isabel de Portugal, junto con sus dos pequeños vástagos hermanastros: Alfonso e Isabel, donde sufrirán las penurias del exilio que les imponía Enrique IV.

El nuevo rey convertirá la Corte en una herejía de perversión y lujuria, al obtener una Bula del Papa Nicolás V que anula su matrimonio, para poder contraer nupcias con su prima y tía política Juana de Portugal de 12 años de edad. Pero ésta no era una unión normal dada la fama de homosexual de Enrique IV, al que en los pasillos de la Corte le llamaban “El Impotente”, y por los actos libidinosos de su prima y esposa Juana, no obstante su corta edad… Entre la pareja de reyes se interpuso el joven y apuesto paje Beltrán de la Cueva, pareja de alcoba del rey Enrique IV y a su vez amante de la reina… Para el rey y la reina era la condición perfecta… Al cabo de siete años, Juana de Portugal queda embarazada y da a luz a una niña bastarda de nombre Juana, que fue llamada de manera despectiva “Juana la Beltraneja” para señalar que era una hija bastarda de Beltrán de la Cueva.

Juana de inmediato fue rechazada por la Infanta Isabel, ya que su hermanastro, el rey Enrique IV, la había declarado legítima heredera del trono de Castilla, dejando fuera a sus dos hermanastros

En ese ambiente de depravación, Isabel de Portugal enloqueció, y fue enclaustrada por los médicos, como se trataban a los enfermos mentales de la época… Mal cerebral que en el caso de la realeza, era una enfermedad hereditaria de malformación genética común en los reyes de Portugal, Aragón y Castilla, motivado a las relaciones incestuosas que degeneraba en taras genéticas que mostraban los descendientes.

Esta situación familiar marcó la personalidad de la Infanta Isabel, futura reina de Castilla, cuando aparece, en su vida la figura maléfica del Cardenal Rodrigo Borgia

Como se sabía, el éxito de los Borgia estaba asociado a un veneno poderoso que no dejaba rastros… Políticos, militares, banqueros y hasta cardenales, que se oponían a la ambición de los Borgia, terminaban envenenados en misteriosas circunstancia… Es así como la fórmula del veneno de los Borgia le sirvió a Isabel para ascender en sus ambiciones de llegar al Trono de Castilla, y todo aquel que se interpuso en su camino terminó envenenado.

La Infanta Isabel físicamente era una mujer poco atractiva, como resultado de esas contaminaciones genéticas que originan las relaciones incestuosas, que no sólo degeneran en taras de demencia mental, sino también en anomalías físicas. Dicho de una manera más directa, Isabel era una mujer fea y de pequeña estatura, que se deja ver en su físico, no obstante las mejorías que hacían de ella los retratistas de la Corte… Su complejo de inferioridad, el rechazo de su hermanastro el rey Enrique IV “El Impotente”, y la demencia de su madre, marcaron la personalidad de la Infanta Isabel, hasta convertirla en una mujer perversa, cruel y calculadora, a lo que había que agregar, que en esa época los matrimonios se consumaban entre los 12 y 15 años de edad, por lo que Isabel estaba traumatizada por el complejo de no encontrar a ningún hombre que quisiera desposarla… Ya contaba con 18 años y no se había casado ni tenía pretendientes… Por todas estas circunstancias, Isabel encontró en el Cardenal Rodrigo Borgia al confidente y al compañero ideal para lograr sus macabros planes para coronarse reina de Castilla, tomando en cuenta, que su confesor, el sacerdote Tomás de Torquemada, era hombre fiel del Cardenal Borgia.

El rey Enrique IV intuye los planes de Isabel para ascender en el trono… y para cortarle el camino es sus pretensiones y a su vez garantizarle el trono de Castilla a su hija Juana “La Beltraneja”, conspira para casar a Isabel con Don Pedro Girón, anciano maestre de Calatrava; y a su vez arregla el matrimonio de su hija Juana con su joven tío Alfonso, hermano de Isabel y hermanastro del rey.

Dos matrimonios que le permitían al rey Enrique IV perpetuarse en el poder real a través
de su hija Juana “La Beltraneja”

Pero Isabel tenía sus propios planes y sabía que su hermanastro planificaba con ese matrimonio cortarle sus aspiraciones al trono: En víspera de la boda real, se celebró una comida en el Palacio Real de Madrid, donde el rey brindó por los novios; luego de lo cual los comensales se dirigieron a sus habitaciones… A la mañana siguiente, el novio no se presentó al desayuno… Pedro Girón apareció en su cama muerto con la lengua verde, hinchada y la cara deforme como un monstruo… Había sido envenenado en circunstancias misteriosas, tal cual ocurría con el veneno de los Borgia; y al igual que se decía del Cardenal, en los pasillos de la Corte de Castilla se comenzó a murmurar “El veneno de Isabel”.

Isabel estaba dispuesta a todo, y en su ambición de heredar el trono de Castilla, su hermano de 14 años, legítimo heredero del trono, era otro obstáculo si se casaba con su sobrina bastarda Juana “La Beltraneja”… Luego de comer truchas, el joven muestra un malestar estomacal y se dirige a su aposento: Su lengua hinchada y rostro deforme, dan cuenta del veneno mortal de los Borgia… y nuevamente se murmura en los pasillos sobre la maldad de Isabel en eliminar a todos los que se le atravesaban en su ambición del trono de Castilla.

Ahora más que nunca el rey Enrique IV necesitaba casar a Isabel para cortar su rápido ascenso en la línea hereditaria al trono, y acuerda un nuevo casamiento, con Alfonso V de Portugal

Al conocer las intenciones su hermanastro, Isabel pide ayuda al Cardenal Borgia, quién convence a Fernando de Aragón en una conjura de intereses para acordar un matrimonio a escondidas, fugaz y encubierto en menos de cinco días, para evitar la consumación de los planes que tenía el rey Enrique IV. Nuevamente fue determinante la participación del Cardenal Rodrigo Borgia para falsificar una Bula del Papa Sixto IV que legalizaba el matrimonio de Isabel de Castilla y de Fernando II de Aragón, personajes que irónicamente la historia inmortalizará como los bienaventurados “Reyes Católicos”.

Enrique IV tuvo que reconocer la habilidad de su hermanastra Isabel, y tuvo que conformarse con entregar en matrimonio a su hija Juana a su tío Alfonso V de Portugal, al momento que ratifica todos los derechos a su hija, como legítima heredera al trono y no a su hermanastra Isabel como todos esperaban.

¡..Fue un momento perfecto para que Isabel conjurara su última CONSPIRACIÓN hacia el trono de Castilla..!

En la noche todos brindaron por la gloria de Castilla, la salud del Papa, la paz del reino, la expulsión de los musulmanes y el acercamiento de los hermanos… Se registró como un encuentro donde reinó la cordialidad y el acercamiento familiar de Isabel y su hermanastro el Rey Enrique IV… Isabel jura ante la cruz que no hablará más de sus ambiciones al trono, mientras el rey esté con vida… Pacto que se selló con un abrazo de hermanos ¡..Al amanecer la conmoción..! El rey amaneció muerto en circunstancias misteriosas, luego de intensos dolores que hacen suponer un envenenamiento.

Las exequias se hicieron en Madrid… Apenas salió del funeral, Isabel se dirigió a la plaza pública donde el pueblo reunido lloraba a su rey… En medio de la multitud acongojada, Isabel acompañada del séquito católico, se subió a un pedestal improvisado, arrojó el manto del luto y se hizo llamar la Reina de Castilla, para sorpresa del pueblo, asombro de la monarquía, satisfacción del Cardenal Borgia, e indignación de su sobrina Juana “La Beltraneja”, que se sentía la legítima heredera al trono de Castilla… Al momento que el séquito de frailes proclamaban: Vivan los Reyes Católicos..!

Con el apoyo del Cardenal Borgia, Isabel se fue a la Guerra de forma poco cristiana contra su sobrina Juana, a quien derrotó en 1479; capturó, y en calidad de prisionera encerró de por vida en un convento… Juana fue proscrita por su cruel tía Isabel y Castilla y Aragón se constituyeron en un imperio.

Un eterno agradecimiento le ofrecieron los reinos de Aragón y Castilla al Cardenal Rodrigo Borgia, no sólo por el complot que le abrió a Isabel el camino al trono de Castilla, sino por los consejos e intermediación ante los Estados Pontificios, para lograr el favor del Papa y el apoyo económico de la iglesia en la estrategia de expulsar de los musulmanes.

El 2 de julio de 1492, a un mes del viaje de Colón, se anuncia la muerte del Papa Inocencio VIII

Las sospechas recen en el Cardenal Rodrigo Borgia, quien se manifestaba abiertamente por codiciar la corona que le acreditaba el cargo de Vicario de Cristo, y reclamaba para sí toda la CONSPIRACIÓN que logró la unión de dos reinos y la expulsión de los musulmanes de la Península… Ningún otro cardenal se atrevería a optar al cargo papal ante el temor de ser asesinado… Y en un cónclave de magia, miedo y corrupción, el 6 de agosto de 1492, a tan sólo dos meses del mal llamado “Descubrimiento de América”, se reúne el coro cardenalicio para debatir la sucesión papal, donde todos apostaban a la designación del Cardenal Rodrigo Borgia.

Es el segundo Papa de la familia Borgia después de 37 años… 1492 será la fecha que decidirá el destino de un Continente, de 60 millones de sus habitantes y 10 mil años de su historia

Los monarcas se juntan en una cofradía de intereses económicos: la reina de Castilla, Isabel, el rey de Aragón, Fernando, y el Papa Borgia Alejandro VI, para planificar una salida urgente a la crisis económica, y obtener las riquezas que necesitaban los tres reinos para mantener esos territorios conquistados por la fuerza y el terror de la Inquisición, que llevó a la hoguera a miles y miles de inocentes… Del Plan Macabro surgió la figura de Cristóbal Colón y el “Descubrimiento de América”, lo que les permitió riquezas infinitas y un poder absoluto… Gracias a las riquezas de América que llegaban en barcos repletos de oro y esclavos, el Papa Borgia le otorgará a los reyes Isabel y Fernando, el excelso título de “Reyes Católicos”, que los inmortalizará ante la historia, como símbolos emblemáticos del catolicismo, y que irónicamente los americanos celebramos cada 12 de octubre en remembranza al año de 1492, como la fecha del “Descubrimiento de América”, que no fue más que el Holocausto Americano, puesto que significó la aniquilación de 60 millones de nativos americanos, gracias a la intervención de Isabel La católica y su eterno amigo, el Papa Borgia.

1 comentario

  1. nada ha cambiado talves algunos apeyidos pienso que siguen destruyendo el destino de la humanidad


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Visitas

    • 2,201,478
  • PRESENTACION

    Esta Sección complementa la Sección “Bolívar un Enigma Americano” donde se presentan artículos referidos a la magia y el misterio que envuelven la Gesta Libertador de Simón Bolívar. Ambas Secciones constituyen un legado del Libertador, que ahora está al alcance del CIBERESPACIO, para profundizar en la BOLIVARIANOLOGÍA, como yo llamo a esa ciencia inédita que nos introduce en el interesante pasado americano, donde ese venezolano de nacionalidad continental llamado Simón Bolívar, fue el redentor de la extintas civilizaciones americanas, para convertirse en un Mesías que nos trajo, no sólo la libertad, el gentilicio y la nacionalidad, sino la Doctrina de una Religión que profesamos todos los nacidos o asimilados a estas prodigiosas tierras americanas: el BOLIVARIANISMO Por: Jorge Mier Hoffman