Reivindicando a FRANCISCO FAJARDO – CARTA ABIERTA A NICOLÁS MADURO

fajardo 3

Reivindicando a FRANCISCO FAJARDO

CARTA ABIERTA A NICOLÁS MADURO

Por: Jorge Mier Hoffman

Señor Presidente si no fuera porque la afrenta no fuera acompañada de una propuesta de borrar su nombre de una vía pública emblemática, al ser acusado de “genocida”, y a sabiendas de que usted está rodeado de muchos acólitos irreverentes de la verdad histórica, no me tomaría la molestia de hacerle ver la otra historia, la verdadera, como cuando asesoré al Presidente Hugo Chávez para que denunciara al mundo el asesinato del Libertador.

PRIMERO: Los acontecimientos históricos deben ser evaluados por las leyes de los hombres y no bajo la óptica de nuestros principios y valores que rigen la sociedad contemporánea. Por ejemplo: En Venezuela, a la mujer “ni con el pétalo de una rosa”; en contraste a Irán donde es celebrado apedrear mujeres adultera hasta la muerte en una plaza pública, y eso no convierte a los iraníes en bárbaros. Por lo tanto, no se puede calificar de “genocida” a Francisco Fajardo, no sólo porque no aniquilaba a sus hermanos indígenas, lo cual es totalmente falso, sino que este término no existía para la época que vivieron los mal llamados “indios”, pues, aunque nos parezca una aberración inhumana, no eran considerados humanos sino seres creados por Dios para servir al hombre blanco, como lo dictaminó Torquemada, el inquisidor, cuyos actos de exterminio, o genocidas bajo nuestra percepción humanista, fue defendida en la Junta de Valladolid, propuesta desde el Vaticano por Juan Ginés de Sepúlveda como “La Guerra Justa” donde se dictaminó:

“Los indios no tiene alma, porque si Dios lo hubiera querido así, los hubiera hecho blancos”

Es a partir del 9 de junio de 1537, cuando la conquista tenía más de 45 años y millones de asesinatos de indígenas, cuando el Papa Paulo III publica la Bula “Sublimis Deus” que declara a los indios como hombres “siempre y cuando sean bautizados como católicos”:

“(…) los indios son verdaderos hombres y que no sólo son capaces de entender la fe católica, sino que, de acuerdo con nuestras informaciones, se hallan deseosos de recibirla”

SEGUNDO: Francisco Fajardo si bien es cierto emprendió una colonización hacia el Centro de Venezuela, teniendo que enfrentar a temibles tribus, no lo hizo para aniquilar a sus hermanos, como hacían españoles y alemanes, sino para fundar pueblos con indígenas guaiquerí, ya que por sus venas corría la sangre española, por parte de su padre el Gobernador, y, como herencia de su madre Guaiquerí, la sangre guerrera de su abuelo el Cacique Charaima.

En Caraballeda estableció un asiento indígena con la colaboración del cacique Naiguatá, y en Catia un hato con el temible cacique Terepaima, demostrado así que era posible una colonización en paz. En el año 1560 Francisco Fajardo fundo un poblado, con nativos guaiqueríes y otros que le acompañaban desde el Tocuyo, que llamó San Francisco donde se estableció un hato de ganado en los terrenos que hoy ocupa el Fuerte Tiuna. Fecha que no celebra Caracas para su fundación, sino que toma el día glorioso del 25 de julio de 1567 cuando Diego de Lozada, en un acto de barbarie, “empaló” a dos mil indígenas, cuyas cabezas sangrantes adornaban la ruta de la muerte en la batalla de “Maracapana” desde la Pastora hasta la Plaza Mayor, hoy Plaza Bolívar. Imponentes Leones de Castilla, como símbolo de la aniquilación, luce hoy con arrogancia el Municipio Libertador para conmemorar la fundación de Santiago León de Caracas… Qué ironía..!

TERCERO: El margariteño Francisco Fajardo fue acusado, por los sediciosos conquistadores españoles, de fundar poblados con indígenas, y no con colonos, apoyado por caciques aguerridos como Naiguatá y Terepaima, en lugares donde se halló oro, como ocurrió cerca del valle del Collado, donde el mestizo fue apresado por el Gobernador Pedro Miranda, obligándolo a regresarse a su isla, mientras que su pueblo fue exterminado por los avariciosos españoles sedientos del dorado metal.

En el año de 1562 Francisco Fajardo vuelve a tierra firme pero es apresado en Cumaná tras ser acusado de traidor por la Corte de España. Luego de ser ahorcado, su cuerpo fue desmembrado y exhibido en los cuatro puntos cardinales, para así amedrentar a los indígenas de la costa que veían en Francisco Fajardo un líder de la raza Guaiquerí.

CUARTO: El Guaiquerí desde siempre constituyó una tribu noble de intrépidos pescadores que, según Alejandro de Humboldt, era la raza más hermosa después de los Caribes. Fueron ellos quienes rescataron del mar la imagen de la inmaculada “Virgen del Valle”, la imagen más antigua de América, hoy en día la patrona del Oriente, de la Armada Venezolana y del pueblo margariteño. Por ello los guaiqueríes son llamados los cofrades de la virgen milagrosa para llevar con orgullo por más de un siglo, desde 1904, el nombre “COMUNIDAD INDÍGENA FRANCISCO FAJARDO”, por ser los legítimos herederos de la raza Guaiquerí… De allí, que los Cuatro Elementos de la naturaleza que forjaron la indoblegable raza margariteña que, como el acero, nunca se doblegó al yugo español, está representado en: AGUA con la raza Guaiquerí por ser grandes pescaderos… AIRE con la Virgen del Valle… FUEGO que mostraron los españoles invasores… y la TIERRA en Francisco Fajardo como genuino heredero del mestizaje Guaiquerí y español…

Señor Presidente..! Una afrenta a Francisco Fajardo… es una humillación el gentilicio margariteño… un exabrupto histórico… y una afrenta al pensamiento de nuestro Libertador, quien dijo:

“Sea lo que fuere, no nos hallamos ya en los tiempos en que la historia de las naciones era escrita por historiógrafos privilegiados, a los cuales se les daba entera fe sin examen… Son los pueblos los que deben escribir sus anales y juzgar a los grandes hombres. Venga, pues, sobre mí el juicio del pueblo colombiano: es el que yo quiero, el que apreciaré, el que hará mi gloria”

Angostura 29 de septiembre de de 1818, en Carta al representante de Estados Unidos, B.Invine

PD: Tanto nos hemos devaluado en defender nuestro patrimonio cultural, que yo, JORGE MIER HOFFMAN, como bolivarianólogo, le haga este pedimento y no las autoridades margariteñas, cronistas y directores de cultura, a quienes corresponde la responsabilidad de defender el gentilicio estadal.

2 comentarios

  1. saludos , cuando puedo oigo tu programa en la radio , vivo en La Isla , espero puedas aclarar esto que me deja boquiabierto , siento que en este enlace me confunde un poco cierta desinformación con un sentimiento de ignorancia , sepa aclarar las dudas y gracias …http://www.aporrea.org/actualidad/a181203.html

  2. Conozco , aprecio y respeto al autor de este escrito al cual felicito por la rectitud de su criterio historiografico y por la valentía de su planteamiento .


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Visitas

    • 2,201,478
  • PRESENTACION

    Esta Sección complementa la Sección “Bolívar un Enigma Americano” donde se presentan artículos referidos a la magia y el misterio que envuelven la Gesta Libertador de Simón Bolívar. Ambas Secciones constituyen un legado del Libertador, que ahora está al alcance del CIBERESPACIO, para profundizar en la BOLIVARIANOLOGÍA, como yo llamo a esa ciencia inédita que nos introduce en el interesante pasado americano, donde ese venezolano de nacionalidad continental llamado Simón Bolívar, fue el redentor de la extintas civilizaciones americanas, para convertirse en un Mesías que nos trajo, no sólo la libertad, el gentilicio y la nacionalidad, sino la Doctrina de una Religión que profesamos todos los nacidos o asimilados a estas prodigiosas tierras americanas: el BOLIVARIANISMO Por: Jorge Mier Hoffman